La música nos gusta a todos y es algo que como el cine o los libros, siempre permanecerá presente por muchos cambios que aparezcan y por mucho que avance la tecnología. Desempeña un papel protagonista en nuestro día a día, siendo nuestro mejor compañero y estando presente en todos esos momentos en los que no hay nada como escuchar tu canción favorita para recuperar el ánimo.

Pero eso no significa que la música no haya pasado por momentos complicados a lo largo de su historia, especialmente con el auge de la piratería, posiblemente el mayor enemigo de toda la industria musical.

Un repaso a la música en nuestro país

Con la ayuda de Cut-Records.es, un estudio de grabación profesional situado en Valencia, hemos querido hacer un breve repaso a la evolución de la industria musical en España para darnos cuenta de que efectivamente, aunque no los apreciamos porque los vivimos día a día y pasan desapercibidos, existen muchos más cambios de los que parece en un primer momento.

Como ya hemos dicho, la piratería ha sido uno de los peores enemigos con los que se ha encontrado la música a lo largo de su historia, pero también una de las claves para que hayan aparecido nuevas formas de consumir música, como los podcasts o las plataformas de reproducción de música en streaming como Spotify.

Atrás quedaron ya los clásicos discos de vinilo, que aunque todavía los continuamos viendo a modo de coleccionista, lo cierto es que han desaparecido como opción a la hora de escuchar música. Lo mismo ocurrió con los casetes, que aparecieron para revolucionar el mundo de la música y que durante años fueron toda una referencia, pero que poco a poco también fueron desapareciendo.

Lo siguiente en llegar fue los CDs, que han sido los que más se han mantenido en el tiempo, de hecho actualmente aunque han perdido algo de importancia con los nuevos formatos que han ido apareciendo, principalmente el mp3 y el mp4, todavía se siguen mostrando como una de las opciones primordiales a la hora de escuchar música.

Como veis, a lo largo de la historia lo habitual es que hubiera un único formato para consumir música que destacase por encima del resto, pero esto ahora ha cambiado, y es que actualmente puedes escoger entre un sinfín de posibilidades, todas aptas, dependiendo más de los gustos de cada persona que de la calidad de cada formato.