El sensor de árbol de levas envía a la unidad de control la información sobre la posición en sí del árbol de levas en relación al cigüeñal, es decir su sincronía en las fases de encendido e inyección. Dichos datos son vitales para que la UCE (Unidad de Control Electrónico) del motor haga los cálculos y corrija irregularidades, como el picado de uno de los cilindros, un avance o comienzo de inyección, entre otros procesos.

Según su función y localización existen varios sensores que trabajan en conjunto, no obstante, todos los sensores pueden clasificarse entre activos y pasivos. Los primeros crean una tensión alterna por la variación de un campo magnético que se da entre la corona y el sensor; los segundos son alimentados electrónicamente por la UCE y están dotados de tres cables para conectarse.

Tipos de sensores aptos para usar en el árbol de leva

Los utilizados con mayor frecuencia son:

Sensor inductivo: es un sensor pasivo, y la señal que emite es ondulada analógica. Está  conformado por un imán permanente y una bobina que lo envuelve, de sus extremos se recibe la tensión al pasar la corona frente al sensor.

Sensor efecto Hall: es un sensor activo; por lo general, es el más usado por los fabricantes. Lleva un circuito electrónico y un imán permanente integrado, lo cual crea unas líneas de fuerza que salen de manera perpendicular al conductor, justo en el momento en el que pasan las aspas de la corona frente al sensor. La señal que envía es cuadrada, aunque también se le puede denominar binaria o pulsante continua.

Sensor óptico: es un sensor activo; para su lectura usa un LED que produce un destello dirigido a una fotorresistencia, pasando a través de las ranuras de una lámina para establecer los puntos concretos de detección. Su señal es cuadrada.

Las fallas del sensor de árbol de levas es posible que se deban a alguna avería en él mismo, un falso contacto en cualquiera de los conectores o la misma unidad del motor. Para detectar los posibles problemas en un sensor es preciso realizar una serie de pruebas específicas, las cuales requieren de un equipo de diagnosis, por lo que es mejor llevarlo a revisión con un especialista.

La mala sincronización del árbol de levas puede ocasionar graves problemas, podría incluso dañar el motor. Si su vehículo amerita una decisión drástica como venderlo, no debe preocuparse de más; al solicitar una tasación de coches averiados para desguace puede conseguir un precio justo, debido a que algunas empresas evalúan a fondo las condiciones en las cuales se encuentra el automóvil y así las partes involucradas quedan satisfechas con el trato.